Servicios

Cataratas

Cataratas

Cataratas

La catarata consiste en la opacificación del cristalino. Dicha opacificación conlleva una importante pérdida de visión.

El cristalino es una estructura transparente, de forma biconvexa que se encuentra ubicado en el ojo, por detrás del iris y por delante del humor vítreo, y su función consiste en refractar la luz y permitir el enfoque de los objetos a diferentes distancias (acomodación). Se encuentra rodeado por una cápsula elástica y transparente (cristaloides), y se fija al cuerpo ciliar por unas fibras llamadas zónulas de Zinn.

CAUSAS

La catarata se puede producir por diversas causas, aunque la más frecuente es la edad. A medida que el individuo envejece, las proteínas se degradan y se empiezan a depositar en el cristalino unas partículas que, poco a poco, hacen que este pierda su transparencia, provocando las opacidades. Estas opacidades son las que provocan la visión borrosa y la pérdida de agudeza visual.

La edad de aparición suele ser alrededor de los 60 años, estimándose que las ¾ partes de la población mayor de 75 años sufren de cataratas.

En otras ocasiones, la aparición de la catarata se puede ver favorecida por la existencia de enfermedades concomitantes como diabetes o hipertensión, miopía elevada, procesos infecciosos, traumatismos oculares o inducida por determinados fármacos (corticoides), hábito tabáquico, e incluso causas genéticas, entre otras factores.

SÍNTOMAS

El síntoma principal de la catarata es, como ya hemos comentado, la pérdida de visión. Normalmente, esta pérdida es progresiva. Las imágenes se aprecian borrosas, como si las estuviéramos viendo a través de un velo. También se nota pérdida en la apreciación de la intensidad de los colores.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la catarata es sencillo. En muchas ocasiones basta con la exploración con un oftalmoscopio para detectar la presencia de la catarata, aunque lo habitual es complementar el estudio con otras pruebas (exploración con lámpara de hendidura, ecografía ocular) para localizar bien la catarata y valorar la lente a implantar en el caso de cirugía. También es posible que se realicen otras pruebas para valorar el estado de la retina, o descartar otras patologías como el glaucoma, o enfermedades del nervio óptico.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la catarata es fundamentalmente quirúrgico. La intervención normalmente consiste en la extracción del cristalino y la implantación de una lente intraocular en su lugar.

La lente a implantar puede ser monofocal o multifocal.

La lente monofocal sirve para compensar los defectos de visión de lejos. Cuando además hay astigmatismo asociado, se emplean las lentes monofocales tóricas.

La lente multifocal, se utiliza para corregir los defectos de visión tanto para cerca como para lejos. En el caso de que también hubiera astigmatismo, estarían aconsejadas las lentes multifocales tóricas.

 

RECOMENDACIONES GENERALES

Si le han diagnosticado de cataratas, es conveniente seguir las siguientes recomendaciones:

  • Realizar revisiones periódicas, según la indicación del oftalmólogo, para controlar la progresión de la catarata y control de la agudeza visual.
  • Para actividades en las que requiera forzar la vista, como leer, proveerse de una luz intensa y brillante.
  • Protegerse de la luz ultravioleta mediante el uso de gafas de sol. Controlar adecuadamente otras patologías concomitantes, como la diabetes, hipertensión, etc.
  • No fumar.
  • Evitar conducir de noche, por posible riesgo de deslumbramiento.
  • Cuando su oftalmólogo le recomiende la necesidad de cirugía, acuerde con él, fecha de la intervención, tipo de lente a implantar, instrucciones previas a la cirugía y del control postoperatorio.
Cataratas